Publicado el

Dehesa

DEHESA

      A nuestra tercera colección también la hemos bautizado con un nombre que evoca a Extremadura, porque volvemos a inspirarnos en su naturaleza: en la Dehesa de la Siberia Extremeña.

      La Dehesa que yo tengo en mi mente está llena de encinas salteadas de forma aleatoria y sin seguir ningún patrón. Es una tierra de secano que sirve sobre todo para el ganado. En invierno la Dehesa es verde porque las lluvias hacen crecer la hierba que sirve de comida al ganado. Sin embargo después de la explosión de flores de primavera la Dehesa se torna en colores amarillos y ocres, pues el sol empieza a calentar y a secar el pasto. A mi me parece que es tan bonita en invierno como en verano, cada estación tiene sus colores y para mi, son extraordinarios los dos paisajes.

      Mis paseos de niña por la dehesa extremeña fueron muchas veces guiando ovejas, (porque papá tenía ganado y de pequeños le ayudábamos con las labores ganaderas, de ahí mi vínculo y cariño hacia este animal); otras buscando leña (porque en casa había una chimenea que se encendía todos los días y era la forma de calentarnos, bien al calor del fuego, bien al calor del brasero de picón) y otras sin rumbo, por el simple placer de pasear. Aunque he de reconocer que éstos paseos de placer han sido más en la edad adulta, y ha sido entonces cuando he reconocido la belleza de este singular paisaje.

La forma de inspirarme cuando pienso en los estampados de una colección es buscando en mis recuerdos y sentimientos. Por eso el estampado Somos está inspirado en las ovejas. Mi vida en el pueblo ha estado ligada al ganado y en concreto al pastoreo de las ovejas. No obstante lo he querido dar otro sentido y me he inspirado más bien en las ovejas negras. Porque nos contaron que ser la oveja negra era malo, pero con el paso del tiempo me he dado cuenta que las particularidades de cada persona son las que nos hacen especiales y diferentes y no es malo, solo distinto. Y ser distinto es genial. Todos tenemos nuestras rarezas y todos somos ovejas negras. Todos somos diferentes y todos somos especialess. Solo depende de la perspectiva con que se mire.

El estampado Bella Bellota está inspirado en el fruto de la encina, la bellota. Los campos que rodean mi pueblo son zona de Dehesa principalmente. Está lleno de encinas y de bellotas. Recuerdo que de pequeña cogíamos muchas bellotas por el campo, incluso las comíamos! Son de sabor amargo pero en mi recuerdo estaban ricas. Por eso y porque la bellota es un símbolo de Extremadura quería un estampado de bellotas. Curiosamente a los pacenses nos llaman belloteros y a los cacereños mangurrinos, y es que la bellota consta de dos partes, una la mangurria que es la parte de arriba o caperuza y otra la bellota en sí, que es la parte de abajo.

El estampado Siesta está inspirado en las siestas de verano. Cuando era pequeña en las siestas de calor sofocante nos íbamos a bañar al pilón del huerto de mi tía y las libélulas y las avispas eran compañeras de juego y de baño (alguna nos picaría seguro, jaja). Entonces los bichos eran parte del verano y jugar con ellos era lo más habitual.

Podría seguir hablando y escribiendo anécdotas del campo, del verano, del pueblo y de mi vida rural durante horas, pero mejor dosificarlo. Así a sorbos, los recuerdos saben mejor.

Y a ti? Dónde te trasladan tus recuerdos?

Publicado el

Rayalgo

RAYALGO.

En ocasiones nos gusta inventarnos palabras.

Rayalgo es una palabra inventada.

Rayalgo es el nombre de mi segunda colección.

En esta segunda colección también nos hemos inspirado en nuestra querida tierra, no lo podemos evitar… nos encanta y nos inspira todo el rato.

Ha sido una colección llena de cambios y sentimientos encontrados, pero finalmente ve la luz y estamos muy contentos porque una vez más hacemos lo que nos gusta y ponemos nuestro corazón en ello para que de esta forma nuestra vida se acerque a los demás y así nos conozcáis mejor.

El proceso creativo ha pasado por muchas fases: cambios, incertidumbres y agobios, pero también ha tenido momentos geniales, y es que cuando consigues lo que quieres surge la magia y todo brilla.

Rayalgo es una colección pequeña. Ha venido tardía porque se ha cocinado a fuego lento, y es que a veces nosotros tenemos un plan y el universo tiene otro. Pero de eso hablamos otro día.

Los estampados y diseños están inspirados en recuerdos y nostalgias. En vivencias personales y sensaciones de ahora y de antes. En la vida sencilla del pueblo. En mi vida.

El estampado Puesta de Sol está inspirado en las puestas de sol de la Siberia Extremeña. Allí, en el pueblo en verano, cuando el sol deja de calentar, salimos de las casas y comenzamos a socializar. Mientras paseamos por las calles se puede ver al sol esconderse en el horizonte y también al cielo cambiar de color. Del azul intenso del día pasa por el naranja y el rojo del atardecer hasta que cuando cae la noche se torna negro. Es un negro intenso y puro y con muchas estrellas. Y es que lo bueno de las noches del verano en el pueblo es que son estrelladas desde cualquier lugar.

El estampado Canes está inspirado en los perros y mascotas que viven en las casas con nosotros, dando compañía y cariño sin pedir casi nada a cambio. Hemos elegido los galgos porque nos encanta ese animal: es veloz, estiloso y estético (y también por algún secretillo más).

Recuerdo que en casa tuvimos un perro, no era un galgo pero era tan veloz como ellos. Su nombre era Bronco.

El estampado Kikirikí está inspirado en el canto del gallo. En las madrugadas de verano, antes del amanecer se oye a los gallos cantar y es señal de que el sol pronto va a salir. Muchas veces los oímos cuando la noche es calurosa y es difícil dormir, porque en la Siberia en verano hace mucho calor.

Estos han sido los recuerdos y nostalgias que han inspirado esta segunda colección de Carmela Caramela. Recuerdos  de la vida en el pueblo, del verano, de la niñez y no tan niñez, recuerdos frescos y aun presentes.

Así que amigos, os invito a disfrutar de los pueblos porque nos ofrecen una vida única y unas vivencias que no se olvidan.

 

 

Publicado el 4 comentarios

Siberia

Siberia es el nombre de mi primera colección.

Siberia Extremeña es el nombre de mi comarca, de mi tierra, de mi raíz.

Mi primera colección está inspirada en la Siberia Extremeña. Es una comarca situada en el noreste de la provincia de Badajoz y el origen de su nombre tan particular no se sabe exactamente, pero se cree que es debido al parecido que existía con región rusa: por sus paisajes, su vegetación, sus pueblos distantes, sus pocas vías de comunicación y su aislamiento.

La Siberia es una comarca llena de contrastes, de ahí deriva su riqueza y singularidad. Tiene zonas secas y áridas, y otras húmedas y llenas de vegetación. En invierno hace frío y en verano mucho calor. Es una comarca silvestre y salvaje donde el turismo no ha llegado masivamente a pesar de su belleza.

Mi inspiración se basa en su vegetación, en sus animales, en sus colores…y en todo aquello que a mi me hace sentir, porque es mi tierra.

Los colores que he elegido me los han dado sus flores: las rojas amapolas en las cunetas, los tomillos lilas en el campo, el blanco de las margaritas en primavera y el ocre-amarillo de la flor de la retama, (planta silvestre y rara donde las haya, pero que a mi me trae recuerdos a infancia asalvajada, cuando la vida era sencilla y jugábamos libres por las calles, las callejas y el campo).

Los estampados de esta colección están inspirados en los animales y plantas de la Siberia Extremeña.

El estampado “JARA” está inspirado en la flor de jara, que es grande y hermosa y se ve por las sierras en primavera.

El estampado “VUELA” está inspirado en las cigüeñas que anidan en los campanarios de todos los pueblos de la Siberia. Qué grandes y hermosas son!! Me resulta de gran nostalgia el sonido que emiten juntando la parte superior del pico con la inferior repetidamente y el eco que produce.

El estampado “SALVAJE” está inspirado en animalitos y plantas del verano, salvajes, silvestres, libres, unos más peligrosos, otros menos, pero todos bellos.

El estampado “BAILA” está inspirado en un refajo de un traje regional que encontré en la casa de mi madre,  (me vinieron muchos recuerdos del cole, cuando bailaba la jota en la semana de Extremadura: el candil, el triángulo, el redoble, la jota de las casas… ay! qué bonitas tradiciones!).

Por todo esto y mucho más, tuve claro que mi primera colección iría dedicada a mis raíces. A Extremadura. A la Siberia Extremeña. A Casas de Don Pedro, mi pueblo.

A los extemeños espero que os guste y que os haya transmitido un poquito de ilusión y orgullo de nuestra tierra; y a los no extremeños, que esta región os despierte interés y curiosidad, pues créanme, merece mucho la pena.

Viva mi tierra!!

Publicado el 2 comentarios

Carmela Caramela

Y porqué Carmela Caramela?

….y porqué no?

Mi padre siempre dice que quién no se arriesga, no gana. Así que aquí estamos…arriesgando.

Mis conocidos y amigos ya sabéis mis orígenes y andanzas, o trayectoria de vida, pero para los demás os explico cómo he llegado hasta aquí en este preciso momento. 

Mi nombre es Maria del Carmen, en casa soy Carmen, en la calle Mamen y Maricarmen, y para rizar el rizo ahora decido sacar una marca que se llama Carmela Caramela. El Carmela obviamente viene por mi nombre; el Caramela le añade el toque dulce y juguetón, porque de eso se trata, de jugar …pues la seriedad en la vida ya se la ponen los acontecimientos cotidianos. Así que vamos a divertirnos!

Soy extremeña, de la Siberia Extremeña, y en concreto de Casas de Don Pedro, un pueblo pequeño que me vio crecer. Estudié Arquitectura Técnica y después de estar 10 años trabajando a todo gas, en pleno boom de la construcción, decido parar, porque ese ritmo de vida no encajaba conmigo. Vino la crisis y yo seguía con mi búsqueda personal, despacio, a mi ritmo. Pues cada persona tiene un ritmo. Y entre viajes, encuentros, desencuentros, proyectos, risas y tristezas, (porque también ha habido alguna), en 2016 decido formarme en diseño de moda en Madrid, rodeada de unos profes y compañeras estupendas.  En 2017 me pongo a trabajar en mi primera colección, que verá la luz en la Primavera del 2018. Y aquí estamos… ultimando los detalles para cumplir un sueño.

Mi madre es una ama de casa tradicional, y como buena ama de casa además de criar a sus 6 hijos, siempre estaba cosiendo o haciendo punto en los pocos ratos que tenía de tranquilidad. A mi siempre me ha gustado coser, desde pequeñita hacía ropa a una muñeca jugando y luego empecé a hacerme alguna prenda facilita para mi, con conocimientos muy básicos de costura y confección, pues lo poco que sabía era lo que bicheaba viendo a mi madre coser. Ella fue quien a los 18 años me regala una máquina de coser, que por cierto aún conservo, y con ese regalazo tan especial para mi, sigo haciendome ropita en mis ratos libres. Y ahí empezó a fraguarse sin yo saberlo, un sueño que poco a poco me ha ido conduciendo hasta el lugar donde hoy estoy.

Y ésta es mi historia. Por supuesto hay muchos matices que no he contado, pues una vida no se resume en un rato, pero decir que me encanta viajar, que me encanta mi tierra, que adoro a mi familia, que me gusta cocinar y comer, la naturaleza, el yoga, la comida vegetariana, la danza africana, la montaña y la playa, pasear, los bares, ir a conciertos y festivales, divertirme con mis amigos y amigas, que me gusta reír y soñar, y que a veces también lloro, claro que sí! Y que en este proyecto he puesto mucha ilusión y mi corazón, para que cada prenda lleve un trocito de mi.

Gracias a todas y cada una de las personas que formáis parte de mi pequeño mundo, porque de todos tengo un trocito en mi ser y sois parte de mi, especialmente mi familia. Love you!

Gracias Carlos, tu sabes bien porqué. Love you too!!