Publicado el

Dehesa

DEHESA

      A nuestra tercera colección también la hemos bautizado con un nombre que evoca a Extremadura, porque volvemos a inspirarnos en su naturaleza: en la Dehesa de la Siberia Extremeña.

      La Dehesa que yo tengo en mi mente está llena de encinas salteadas de forma aleatoria y sin seguir ningún patrón. Es una tierra de secano que sirve sobre todo para el ganado. En invierno la Dehesa es verde porque las lluvias hacen crecer la hierba que sirve de comida al ganado. Sin embargo después de la explosión de flores de primavera la Dehesa se torna en colores amarillos y ocres, pues el sol empieza a calentar y a secar el pasto. A mi me parece que es tan bonita en invierno como en verano, cada estación tiene sus colores y para mi, son extraordinarios los dos paisajes.

      Mis paseos de niña por la dehesa extremeña fueron muchas veces guiando ovejas, (porque papá tenía ganado y de pequeños le ayudábamos con las labores ganaderas, de ahí mi vínculo y cariño hacia este animal); otras buscando leña (porque en casa había una chimenea que se encendía todos los días y era la forma de calentarnos, bien al calor del fuego, bien al calor del brasero de picón) y otras sin rumbo, por el simple placer de pasear. Aunque he de reconocer que éstos paseos de placer han sido más en la edad adulta, y ha sido entonces cuando he reconocido la belleza de este singular paisaje.

La forma de inspirarme cuando pienso en los estampados de una colección es buscando en mis recuerdos y sentimientos. Por eso el estampado Somos está inspirado en las ovejas. Mi vida en el pueblo ha estado ligada al ganado y en concreto al pastoreo de las ovejas. No obstante lo he querido dar otro sentido y me he inspirado más bien en las ovejas negras. Porque nos contaron que ser la oveja negra era malo, pero con el paso del tiempo me he dado cuenta que las particularidades de cada persona son las que nos hacen especiales y diferentes y no es malo, solo distinto. Y ser distinto es genial. Todos tenemos nuestras rarezas y todos somos ovejas negras. Todos somos diferentes y todos somos especialess. Solo depende de la perspectiva con que se mire.

El estampado Bella Bellota está inspirado en el fruto de la encina, la bellota. Los campos que rodean mi pueblo son zona de Dehesa principalmente. Está lleno de encinas y de bellotas. Recuerdo que de pequeña cogíamos muchas bellotas por el campo, incluso las comíamos! Son de sabor amargo pero en mi recuerdo estaban ricas. Por eso y porque la bellota es un símbolo de Extremadura quería un estampado de bellotas. Curiosamente a los pacenses nos llaman belloteros y a los cacereños mangurrinos, y es que la bellota consta de dos partes, una la mangurria que es la parte de arriba o caperuza y otra la bellota en sí, que es la parte de abajo.

El estampado Siesta está inspirado en las siestas de verano. Cuando era pequeña en las siestas de calor sofocante nos íbamos a bañar al pilón del huerto de mi tía y las libélulas y las avispas eran compañeras de juego y de baño (alguna nos picaría seguro, jaja). Entonces los bichos eran parte del verano y jugar con ellos era lo más habitual.

Podría seguir hablando y escribiendo anécdotas del campo, del verano, del pueblo y de mi vida rural durante horas, pero mejor dosificarlo. Así a sorbos, los recuerdos saben mejor.

Y a ti? Dónde te trasladan tus recuerdos?