Publicado el

Rayalgo

RAYALGO.

En ocasiones nos gusta inventarnos palabras.

Rayalgo es una palabra inventada.

Rayalgo es el nombre de mi segunda colección.

En esta segunda colección también nos hemos inspirado en nuestra querida tierra, no lo podemos evitar… nos encanta y nos inspira todo el rato.

Ha sido una colección llena de cambios y sentimientos encontrados, pero finalmente ve la luz y estamos muy contentos porque una vez más hacemos lo que nos gusta y ponemos nuestro corazón en ello para que de esta forma nuestra vida se acerque a los demás y así nos conozcáis mejor.

El proceso creativo ha pasado por muchas fases: cambios, incertidumbres y agobios, pero también ha tenido momentos geniales, y es que cuando consigues lo que quieres surge la magia y todo brilla.

Rayalgo es una colección pequeña. Ha venido tardía porque se ha cocinado a fuego lento, y es que a veces nosotros tenemos un plan y el universo tiene otro. Pero de eso hablamos otro día.

Los estampados y diseños están inspirados en recuerdos y nostalgias. En vivencias personales y sensaciones de ahora y de antes. En la vida sencilla del pueblo. En mi vida.

El estampado Puesta de Sol está inspirado en las puestas de sol de la Siberia Extremeña. Allí, en el pueblo en verano, cuando el sol deja de calentar, salimos de las casas y comenzamos a socializar. Mientras paseamos por las calles se puede ver al sol esconderse en el horizonte y también al cielo cambiar de color. Del azul intenso del día pasa por el naranja y el rojo del atardecer hasta que cuando cae la noche se torna negro. Es un negro intenso y puro y con muchas estrellas. Y es que lo bueno de las noches del verano en el pueblo es que son estrelladas desde cualquier lugar.

El estampado Canes está inspirado en los perros y mascotas que viven en las casas con nosotros, dando compañía y cariño sin pedir casi nada a cambio. Hemos elegido los galgos porque nos encanta ese animal: es veloz, estiloso y estético (y también por algún secretillo más).

Recuerdo que en casa tuvimos un perro, no era un galgo pero era tan veloz como ellos. Su nombre era Bronco.

El estampado Kikirikí está inspirado en el canto del gallo. En las madrugadas de verano, antes del amanecer se oye a los gallos cantar y es señal de que el sol pronto va a salir. Muchas veces los oímos cuando la noche es calurosa y es difícil dormir, porque en la Siberia en verano hace mucho calor.

Estos han sido los recuerdos y nostalgias que han inspirado esta segunda colección de Carmela Caramela. Recuerdos  de la vida en el pueblo, del verano, de la niñez y no tan niñez, recuerdos frescos y aun presentes.

Así que amigos, os invito a disfrutar de los pueblos porque nos ofrecen una vida única y unas vivencias que no se olvidan.